Pistachos, nueces, miel y agua de azahar para un baklava perfecto

Pistachos, nueces, miel y agua de azahar para un baklava perfecto

El baklava es un dulce procedente de la cocina turca. Puede encontrarse con diferentes nombres en la gastronomía de Oriente Medio, del subcontinente Indio y de los Balcanes / Texto y fotos: Elvira Soler / www.elrincondulcedeelvi.es /

La historia del baklava se remonta a la antigua Mesopotamia. Se cree, sin embargo, que los asirios, cerca del siglo VII a.C., fueron los primeros en colocar nueces trituradas entre unas pocas capas de masa de pan, añadiendo un poco de miel y horneándolo en sus hornos de madera primitivos. Esta temprana versión del baklava se cocinaba sólo para ocasiones especiales, siendo de hecho considerado históricamente una comida para las clases acomodadas hasta mediados del siglo XIX.

Los marinos y mercaderes griegos que viajaban hacia Mesopotamia pronto descubrieron las delicias del baklava y llevaron la receta a Atenas.

El mayor aporte de los griegos a la elaboración de la masa es la creación de una técnica de pastelería que hace posible amasarla hasta dejarla fina como una hoja, comparado a la áspera textura similar a la del pan de la elaboración asiria. Las capas de masa que lo forman son tradicionalmente 33 en referencia a los años de vida de Cristo en la tierra.

Las capas de masa fueron creadas por los turcos en Asia Central y entre las capas de masa (que no incluye nueces) y las modernas masas hojaldradas (o masa phylo) con la pasta de nueces que constituyen el moderno baklava, es el alimento azerbaiyano. El desarrollo posterior habría ocurrido en las cocinas del Palacio de Topkapi, donde los jenízaros tenían una celebración anual llamada “Baklava Alayi”.

Pistachos, nueces, miel y agua de azahar para un baklava perfectoINGREDIENTES

-250 gr de pistachos.
-250 gr de nueces.
-400 gr de masa filo.
-150 gr de azúcar.
-250 ml de agua.
-250 ml de miel.
-4 cucharadas soperas de agua de azahar.
-1 cucharadita de clavo molido.
-1/2 cucharadita de nuez moscada.
-2 cucharaditas de canela molida.
-200 gr de mantequilla.

ELABORACIÓN

1) Quitamos las cascaras de los pistachos y la piel.
2) Troceamos ligeramente los pistachos y las nueces, pero que los trozos queden pequeñitos, no en polvo.
3) En un bol, mezclamos los pistachos, las nueces, tres cucharadas de miel, las dos cucharadas de canela, el clavo molido, la nuez moscada, una cucharadita de azahar, mezclamos bien y reservamos.
4) Ahora toca montar la baklava. Para ello, utilizamos una bandeja de horno de 30×40. La medida viene dada por el tamaño de las láminas de pasta filo, que suelen medir el doble, y partidas por la mitad quedan perfectas en una bandeja así. De todas formas, si nuestra pasta filo no es de esa medida o contamos con otro tipo de bandeja, procuramos que podamos poner capas de pasta filo lo más ajustadas posible, aunque si hay mucho excedente siempre podemos cortar la pasta y reservar esos trocitos para otras preparaciones. Además, si queremos evitar todo lo posible que se pegue nuestra baklava, podemos forrar la bandeja con papel del horno.
5) Ponemos la mantequilla en un bol, la introducimos 30 segundos en el microondas o hasta que se derrita.
6) Cogemos dos láminas de pasta filo, las colocamos sobre una superficie lisa, cogemos una brocheta y la forramos con papel film transparente y lo colocamos justo en la cabecera de la pasta dejando espacio como unos tres dedos, barnizamos con la mantequilla  en los dos lados de la brocheta que tenemos de guía, doblamos y sellamos bien y volvemos a barnizar. Ahora es hora de coger el relleno que teníamos reservado y con una cucharita ponemos a montoncitos a modo de relleno.
7) Una vez que tengamos el relleno, volvemos a barnizar el resto de las dos láminas y la brocheta ahora nos va a servir para enrollar, vamos apretando con ayuda de la brocheta para que se nos quede bien compacto.
8) Cuando terminemos de enrollarlo lo sellamos con más mantequilla.
9) Luego apretamos con la ayuda de la brocheta hacia dentro, sacamos la brocheta  y ya tenemos nuestro primer baklava, así hacemos con el resto.
10) Lo colocamos en la bandeja del horno, y los cortamos en tres trozos, lo metemos al horno a 180ºC  durante 15 minutos.
11) Mientras tenemos nuestros baklava en el horno, hacemos el almíbar para luego barnizarlo.
12) Ponemos un cazo al fuego, al que vamos añadir el azúcar, el agua y azahar, lo dejamos hasta que rompa a hervir.
13) Ahora llega la hora de montarlos y degustarlos, lo sacamos el horno y los barnizamos con el almíbar y los decoramos con el relleno que hemos puesto que habremos reservado.
14) Preparamos un delicioso té y ya tenemos un capricho dulce y exótico.

OBSERVACIONES

Si la piel de los pistachos cuesta de sacar, podemos escaldarlos un par de minutos en agua hirviendo y dejarlos enfriar.

 

OTRAS NOTICIAS

 

Tarta de yogur y moras, repostería sana sin encender el hornoTARTA DE YOGUR Y MORAS, REPOSTERÍA SANA SIN ENCENDER EL HORNO

La tarta de yogur y moras es además una tarta ligera y fresca ¡muy fresca!… La mezcla del yogur la hace muy suave al paladar y son las moras las encargadas de darle color y sabor. Aunque también las podemos sustituir por otros frutillos silvestres como las grosellas, frambuesas o arándanos cuando estén bien maduros… (Seguir leyendo…)

 

OTRAS NOTICIAS

 

 

Naturalmente Dulce de Monastrell. After 3, Casa Los FrailesAFTER 3, CASA LOS FRAILES, NATURALMENTE DULCE DE MONASTRELL

En el clima mediterráneo de Fontanars dels Alforins, en la DOP Valencia, Miguel Velázquez, de Bodegas Casa Los Frailes, elabora el After 3 un tinto Naturalmente Dulce de Vendimia Tardía (aunque en la etiqueta del 2011 no lo ponga así). Para ello confía en la Monastrell, a la que considera “una varietal muy noble, versátil, que tanto da magníficos rosados como tintos jóvenes, también buenos vinos de crianza con capacidad de guarda y dulces”(Seguir leyendo…)

OTRAS NOTICIASEl irresistible encanto del Pastel Ruso de Pastelería AscasoEl irresistible encanto del Pastel Ruso de Pastelería Ascaso

El Pastel Ruso es una de las especialidades de repostería más refinada y delicada. La ligereza del merengue con almendras y la crema praliné de avellanas lo hacen elegante y sabroso, imposible resistirse a él… (Y hasta aquí puedo leer…)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>