La inquietante magia del Bosco inunda el Museo del Prado

detallejardin

500 años después de su muerte, la magia del Bosco sigue fascinando. Su originalidad y sus enigmáticas imágenes rompieron moldes en su época, sirvieron de guía a artistas posteriores y hoy siguen considerándose innovadoras.  El Museo del Prado recoge la magia del pintor en la primera muestra monográfica que se le dedica en España. Una extensa exposición que podrá verse hasta septiembre. Carmen Pastor / StylusArt /

Animales reales o fantásticos de dimensiones desproporcionadas, que a veces representan vicios y a veces virtudes, frutos a escala superior a la real, formas fantásticas que expresan el infierno, el mal y el pecado, hombres y mujeres desnudos, algunos en actitudes sexuales explícitas… El jardín de las delicias, la fantasía del Bosco en estado puro. Su obra más compleja y emblemática, que se conserva en el Museo del Prado, se ha convertido en el corazón de la exposición. EL tríptico preside una de las salas de la muestra y se expone totalmente exento, de manera que el visitante puede admirar las dos caras de esta compleja obra sobre el destino de la humanidad.

sala2El tríptico cerrado reproduce en grisalla el tercer día de la creación del mundo, la separación de las aguas de la tierra y la creación del paraíso terrenal. En el reverso, donde los brillantes colores contrastan con la grisalla, el pintor incluyó tres escenas con un denominador común, el pecado, que se inicia en el paraíso del panel izquierdo, con Adán y Eva, y recibe su castigo en el Infierno del panel derecho. El panel central muestra un paraíso engañoso a los sentidos, un falso paraíso entregado al pecado de la lujuria.

Un compleja visión conocida y muy estudiada que en esta ocasión ofrece nuevas interpretaciones. Junto al Jardín de las Delicias se exponen la reflectografía  infrarroja  y  la  radiografía  de  la  obra. Gracias a estas dos técnicas innovadoras el espectador puede apreciar los cambios que el artista realizó desde que inició el dibujo subyacente hasta que concluyó la superficie pictórica. La radiografía revela detalles internos del soporte y de la pintura que no se ven a simple vista y, por ejemplo, permite apreciar que en el Infierno se suprimieron objetos y animales fantásticos de gran tamaño, como el anfibio de cuyo cuerpo surge una gran esfera con un hombre en su interior. Por su parte, la reflectografía infrarroja desvela que el dibujo subyacente fue realizado con pincel y a mano alzada sobre la preparación blanca.

VisionesdelmasallaTambién es innovador el montaje de la exposición. Como  explica Miguel Falomir, Director Adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado, “se han primado las superficies curvas, no por capricho sino porque pensábamos que era la mejor forma de invitar a una fluidez, a un deambular por la sala que potencie la aproximación en una única dirección”. Por la dificultad documental para datar con exactitud sus obras (casi nunca las fechaba y muy pocas las firmaba) se ha priorizado un recorrido temático dividido en seis secciones: Infancia y vida pública de Cristo, Los santos, Del Paraíso al Infierno, El jardín de las delicias, El mundo y el hombre: pecados capitales y obras profanas, y La Pasión de Cristo. Cada uno de esos espacios temáticos está presidido por un tríptico ubicado en el centro y, por tanto, mostrando tanto el anverso como por el reverso de la obra.

La muestra, que cuenta con el patrocinio en exclusiva de la Fundación BBVA, es mucho más que El jardín de las delicias. Es una ocasión única para  disfrutar del repertorio más completo del Bosco, uno de los artistas más enigmáticos e influyentes del Renacimiento. El neerlandés partió del arte de los pintores que le precedieron, como Jan van Eyck, rompió con ellos tanto en la técnica como en la iconografía. Aunque hay obras en las que se acerca a la tradición del momento histórico, el tránsito de la edad media al mundo moderno, su personalísimo estilo y su inmensa imaginación les otorga una inquietante magia que las hace diferentes.

mesapecadosA la colección del Museo del Prado, la más numerosa del mundo que incluye piezas como El jardín de las delicias, el Carro del Heno o la Adoración de los Magos, se suman préstamos de otras obras maestras reunidas por primera vez en esta exposición, como el Tríptico de las tentaciones de San Antonio Abad del Museu Nacional de Arte Antiga de Lisboa, el Cristo camino del Calvario de Patrimonio Nacional, la Coronación de espinas de la National Gallery de Londres y el dibujo del Hombre-árbol de la Albertina de Viena. En total,  más de medio centenar de obras que constituyen aproximadamente el setenta y cinco por ciento de la producción conservada del Bosco. Pinturas, dibujos originales, grabados, relieves, miniaturas y obras de otros autores que contextualizan el ambiente en que estas se concibieron.

Además el Prado  ha  organizado  un  extenso  programa  de actividades para complementar, explicar y difundir esta exposición única, que incluye, entre otras, la producción de un documental dirigido por José Luis López-Linares y la edición de un cómic del dibujante Max. Como colofón al programa, la V Cátedra del Prado, cuyo titular será Reindert Falkenburg, se dedicará al Bosco y a su discípulo Pieter Bruegel el Viejo. En previsión del interés que puede despertar la exposición, el Museo ha establecido una prolongación del horario de apertura de la exposición (dos horas más de viernes a domingo) y recomienda la compra anticipada de entradas.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>