Depósitos centenarios para grandes vinos. Moma dels Frares

Depósitos centenarios para grandes vinos. Moma, Casa Los Frailes

Cuando una tecnología sustituye a otra es habitual que se recupere el espacio que ocupaba la antigua para darle otro uso. Esto ocurrió con los depósitos de hormigón que se generalizaron en las bodegas a principios del siglo pasado, un material inerte y resistente con el que se podían construir espacios de importantes capacidades para atender la demanda de vinos provocada por la plaga de la filoxera en Francia, muchos de los cuales han sido destruidos.

En fechas más recientes hemos visto la irrupción de los depósitos de acero inoxidable con las ventajas de su asepsia y la capacidad del control de temperatura, lo que ha supuesto un avance tecnológico innegable del que se han beneficiado la mayoría de los vinos actuales. Pero desde hace unos años investigaciones de los departamentos de enología de diversas universidades han vuelto a poner en valor las virtudes del hormigón.

Bodegas Casa Los Frailes, 1771, www.stylusvinum.com

La Casa Los Frailes, a principios del siglo XX

La Casa Los Frailes es una antigua propiedad vitícola de la zona de Fontanars dels Alforins, en Valencia,  que pertenece desde 1771 a la familia Velázquez. Aunque han modernizado sus instalaciones enológicas todavía conservan operativos sus 15 depósitos de hormigón y las antiguas tinajas de fermentación del siglo XVII alojadas en un subterráneo que llaman la “bodega fonda”, en las que están realizando labores de recuperación y ensayos. Todos los tintos que elaboran pasan por los depósitos de hormigón, en los que en los últimos años han desprovisto de la pintura epoxi que los revestía.

Miguel Velázquez, actual director gerente, ha comprobado su excelente comportamiento y nos asegura que la fermentación maloláctica, en ocasiones problemática, se ve beneficiada por la inercia térmica del hormigón, que Depósitos centenarios para grandes vinos. Moma, Casa Los Frailesproporciona temperaturas uniformes y constantes, y están libres de cargas electroestáticas. Además, la porosidad de este material facilita el hábitat de  los microorganismos que son los que van a llevar a cabo la transformación del áspero ácido málico en láctico.

Uno de sus vinos de mayor prestigio es el “Moma dels Frares”, hecho a partes iguales con la autóctona Monastrell y con Marselán, un híbrido creado en Francia en 1961 que buscaba combinar en una nueva varietal el grano menudo, la acidez y la complejidad de la Cabernet Sauvignon, con la frutosidad y los magníficos taninos de la Garnacha Tinta, además de hacerla más resistente a las enfermedades. De igual manera que el resto de varietales que trabajan proceden de cultivo ecológico, donde practican labores de biodinámica.

Este Moma dels Frares de 2010 procede de un invierno y primavera con algunas lluvias, a las que siguió un verano completamente seco, lo que produjo uvas muy sanas y que se pudiese alargar la vendimia, por lo que presenta mayor concentración y cuerpo que otras añadas.  Su aroma es intenso, a fruta negra madura, frutos silvestres, especiados, balsámicos, tostados y a sotobosque. Con un paladar rotundo de vino mediterráneo, con cuerpo, sabroso y amplio, equilibrada acidez, elegante y con un final de largo recorrido.

Moma 2010: 17,50 €

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>