Un garaje para hacer ‘vinos de parcela’. Bodegas Pigar

Un garaje para hacer ‘vinos de parcela’. Bodegas Pigar, www.globalstylus.com

La moda de los vinos de garaje se inició cuando Robert Parker otorgó en 1993 la nota máxima al  tinto Cuvée Valandraud del 92, una mala añada en Burdeos que se vendía tirada de precio en ‘primeur’ pero que disparó el valor de la limitada producción de Jean-Luc Thunevin.

El estilo de las micro bodegas que formaron esta corriente era lo opuesto a lo que son los vinos franceses de alta gama. Los nuevos elaboradores  se basaban en unos vinos densos hechos a partir de uvas muy maduras, con maderas nuevas de alta calidad, técnicamente irreprochables, de una tirada mínima de botellas listas para ser bebidas sin tener que aguardar un largo tiempo de afinamiento en botella, pero eso sí, con unos precios asequibles sólo para unos pocos si alcanzaban alto reconocimiento internacional.

Un garaje para hacer ‘vinos de parcela’. Bodegas Pigar, www.globalstylus.comEl caso de Bodegas Pigar no es exactamente el mismo, pero nadie les puede discutir su vocación garajista ya que tuvieron que sacar los dos coches que guardaban en el bajo de su vivienda, un Talbot Horizon y un Renault 7, para dar cabida a los utillajes enológicos. Éstos se reducen a una pequeña tolva con despalilladora-estrujadora, una prensa para 200 kilos hecha por ellos mismos, tres depósitos de inox de 1.000 litros (uno para cada parcela), un pequeño equipo de frío y 6 barricas.

Un garaje para hacer ‘vinos de parcela’. Bodegas Pigar, www.globalstylus.comEste es el proyecto enológico que Antonio Piqueras y Amparo García han puesto en marcha para sus hijos en la pedanía requenense de Campo Arcís. Bodegas Pigar es la más reciente en incorporarse a la DOP Utiel-Requena y la de menores dimensiones, que hace un total de 2.200 botellas de tres ‘vinos de parcela’.

Un garaje para hacer ‘vinos de parcela’. Bodegas Pigar, www.globalstylus.com, Pigar Bobal Alta ExpresiónUno es blanco de Chardonnay, en el que trabajan sus lías finas y realizan la maloláctica. Esto último es poco, mejor dicho, nada habitual en su zona ya que mengua la acidez, pero lo hace goloso.

El tinto de Syrah es de un viñedo plantado en fondo arenoso y tiene un paso por barrica de 5 meses. El de 2014 es de capa media-alta, aroma de buena intensidad a fruta madura, muy varietal, clavo, pimienta, yogurt de frutas del bosque. Amable en boca, fresco, de cuerpo medio y agradables taninos, hecho sin corregir la acidez y con levaduras silvestres, igual que los otros dos, no tendría sentido hacerlos de otra manera.

El Pigar Bobal Alta Expresión es el más particular de los tres. El viñedo también está plantado en secano, éste en la parcela La Serratilla, un terreno especialmente pedregoso. Es de color rojo picota de capa media-alta y su aroma es intenso con buena expresión varietal que recuerda las ciruelas negras, es floral, mineral, con suaves especiados, balsámico. Fresco en el paladar, frutal, de cuerpo medio pero con el carácter de la Bobal, taninos perfectamente maduros y unos buenos 14º que no se notan para nada en un equilibrio acertado y natural.

 

Pigar Bobal Alta Expresión 2014: 9 €
bodegaspigar@gmail.com

Un garaje para hacer ‘vinos de parcela’. Bodegas Pigar, www.globalstylus.com

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>