Esencia del Mediterráneo, Savina Terramoll Blanc, “Vi de la Terra de Formentera”

Terramoll-Savina-Blanc

Esencia del Mediterráneo / StylusVinum Luis Moreno Buj /

La poco conocida uva Viognier ha encontrado en el clima extremo de la Pitiusa Menor, Formentera, un lugar donde esta varietal demuestra su carácter delicado y elegante en unos vinos blancos fragantes y untuosos.

De origen incierto, la Viognier se cultiva de forma tradicional en una pequeña zona de la región francesa de Ródano-Alpes, cerca de Lyon, en laderas poco productivas de naturaleza pizarrosa.

Celler Terramoll trabaja esta vid en un terreno calcáreo, con sustrato arcilloso, muy pobre en materia orgánica, con un índice pluviométrico muy escaso. En estas condiciones la producción baja a menos de 2 kilos de uva por cepa. El verano es extremadamente seco, las plantas se refrescan únicamente por los abundantes rocíos de la madrugada, pero se mantiene un excelente estado sanitario por el característico viento de la isla, que ayuda a evitar la proliferación de enfermedades de la vid provocadas por hongos.

Entre Xavier Álvarez, responsable de la bodega y José Abalde, su enólogo, hacen el Savina Terramoll Blanc, con casi un 50% de Viognier, completado con Moscatel de Grano Menudo, Garnacha Blanca y un 14% de Malvasía, la antigua reina del Mare Nostrum, perfumada y con cuerpo. Todas ellas se vinifican por separado y se someten a bajas temperaturas para extraer los aromas más sutiles antes de iniciar la fermentación.

El vino es de color oro pálido. Su aroma es intenso, fragante, con predominio de fruta blanca y de hueso que recuerda a melocotón y albaricoque, fruta tropical, como de maracuyá y notas florales. En el paladar el ligero, con suave untuosidad, sabroso, fresco, herbáceo, con un sutil y elegante amargor final. Un vino curioso, con la marcada personalidad que imprime el clima y la tierra de Formentera. Aunque el Savina Terramoll Blanc es totalmente seco, la golosa untuosidad de su glicerina combina especialmente bien con el pescado seco que hacen en esta isla.

Desde el año 2008, David Sánchez y Vicente Ferrer, pescadores de litoral, elaboran en su pequeña empresa Peix Sec esta forma tradicional de conservar especies cartilaginosas como la raya y la mussola, en un complejo proceso de salado, curado, quemado a la llama, desmigado y envasado en aceite de oliva. Puestas unas cucharadas de este manjar sobre unas tostadas de pan de pagés integral y acompañadas por este vino, hacen entornar los ojos al inhalar esencia pura del Mediterráneo.

Savina Terramoll Blanc 2012: 15 euros

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone