Quesos y vinos, fieles aliados. Queso de cabra Heretat de Pere, Valencia

1-HERETAT-DE-PERE-queso-de-cabra

Cuando algunos de nosotros pensamos en quesos y en vino lo hacemos asociando apenas una decena de éstos con, de forma indefectible, vino tinto. Si acompañamos el queso con nuestro vino preferido, la mayoría de las veces disfrutaremos de ambos, pero si se dispone del tiempo y del interés suficiente resultará aún más agradable descubrir quiénes son sus mejores aliados.

Tradicionalmente se ha considerado que el vino tinto era el más adecuado para acompañar el queso, siendo así en muchos casos, sobre todo con los más fuertes y curados, que toleran los taninos y necesitan vinos con cuerpo y cierta fortaleza. Pero animamos a degustar vinos blancos secos con los más cremosos, por su buena acidez, los Cavas y Champanes son ideales para todos, y los blancos dulces combinan especialmente bien con los muy aromáticos. La untuosidad melosa y compleja de los vinos dulces de Moscatel de las zonas del piedemonte valenciano y de la comarca alicantina de La Marina, pueden domar bien el ímpetu de los fermentos lácticos de los quesos de corteza lavada, como el Munster. Las nuevas sensaciones creadas por la combinación de ambos manjares reafirman la asociación omnipresente del queso y del vino. Con los quesos azules, como el Cabrales, el Roquefort o el Stilton, la tradición de las buenas mesas aconseja servir en las copas un viejo vino de Oporto o un Monastrell de uvas de cosecha tardía.

Queso de cabra Heretat de Pere

Queso de cabra Heretat de Pere

En el municipio de Quatretonda, en la comarca de La Vall d’Albaida, los socios de la Casa Rural y Restaurante Heretat de Pere elaboran uno de los quesos artesanales más interesantes de la Comunitat Valenciana. De su cueva de afinado salen aproximadamente 2.500 piezas al año, que no llegan a un kilo de peso cada una, de las que exportan 20 unidades cada mes para los sibaritas de Estados Unidos.

El queso está hecho con leche cruda de cabras seleccionadas de la raza Murciana-Granadina. Al corte se presenta de color marfil, con pequeños agujeros irregulares, con una pasta de humedad media que se parte con facilidad. Su aroma es intenso, a leche de cabra limpia y fresca, con un paladar en el que se aprecian los sabores aportados en su maduración en cava subterránea, con recuerdos a hongos y a bosque en un día lluvioso. Un queso perfecto para tomar con el vino que más le apetezca a cada uno, en el momento adecuado.

Heretat de Pere: 36 euros kilo

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone