Óptima tracción en todo momento para el Opel Grandland X con IntelliGrip

Óptima tracción en todo momento para el Opel Grandland X con IntelliGrip

IntelliGrip: cinco modos adaptativos de control de tracción: desde el modo normal para circular por carreteras secas, hasta el modo para circular por nieve, barro o arena

Marzo de 2018.- Los conductores que buscan un SUV compacto que les ofrezca un estilo atractivo y una gran eficiencia, sobre todo si son aficionados a circular frecuentemente por carreteras no pavimentadas o resbaladizas, no hace falta que busquen más: el nuevo Opel Grandland X con el sistema adaptativo opcional de control de tracción IntelliGrip.

Óptima tracción en todo momento para el Opel Grandland X con IntelliGrip

El sistema IntelliGrip ofrece la mejor tracción y estabilidad en todo tipo de terrenos. Dependiendo de las condiciones de la superficie por la que circula el Grandland X, el conductor sólo tiene que seleccionar el modo más apropiado de tracción delantera a través de un mando giratorio situado en la consola central. La electrónica del sistema adapta inmediatamente la distribución del par motor a cada una de las ruedas delanteras y el ajuste del ESP (programa electrónico de estabilidad) a los requerimientos del modo seleccionado.

Óptima tracción en todo momento para el Opel Grandland X con IntelliGrip

“El SUV Opel Grandland X ofrece numerosas innovaciones, como la cámara de visión 360º, el sistema de iluminación adaptativo completamente por LED o los asientos deportivos con certificación ergonómica que hacen la conducción más segura y mucho más divertida. Y, gracias a la tecnología IntelliGrip, los conductores pueden disfrutar todas estas ventajas en todo momento y sobre cualquier tipo de superficie”, dice el director general de ventas y Marketing, Peter Küspert.

Óptima tracción en todo momento para el Opel Grandland X con IntelliGrip

El sistema IntelliGrip ofrece cinco modos de funcionamiento:

Normal / Carretera: el modo ‘Normal’ se activa tan pronto como se arranca el Grandland X. El programa de estabilidad electrónica ESP y el control de tracción están calibrados para las condiciones normales del día a día. Es idóneo tanto para carretera como autopista o para ciudad.
Nieve: El modo de nieve garantiza la mejor tracción posible también en superficies heladas y nevadas. El control de tracción regula el deslizamiento de las ruedas delanteras, ralentiza la rueda que patina y transfiere más par a la otra rueda delantera.
Barro: Este modo permite resbalar más. El giro intencionado de la rueda con la mínima tracción cuando el vehículo está en marcha permite retirar el barro y que los neumáticos puedan restablecer la tracción. Mientras, a la rueda con mayor agarre se le transfiere más par. Este modo está activo hasta 80 km/h.
Arena: Este modo permite una pequeña cantidad de patinamiento de las dos ruedas motrices, permitiendo avanzar al vehículo y reducir el riesgo de que se hunda.
ESP Off: Permite desactivar el control electrónico de estabilidad (ESP) y las ayudas a la tracción a velocidades de hasta 50 km/h para dar completa autonomía al conductor. Por seguridad, el sistema IntelliGrip vuelve automáticamente al modo normal a velocidades superiores a 50 km/h.

Óptima tracción en todo momento para el Opel Grandland X con IntelliGrip

De esta forma, el IntelliGrip sistema adapta la distribución del par a las ruedas delanteras según el modo seleccionado, permitiéndolas patinar cuando es necesario y creando el equilibrio óptimo entre las ruedas que giran y las que agarran.

La innovadora tecnología del sistema IntelliGrip está disponible en España en los acabados Selective y Excellence con cualquiera de las motorizaciones, formando parte del paquete opcional “All Road” que además incluye las llantas de aleación de 7,5J x 18 pulgadas con diseño de cinco radios y los neumáticos 225/55 R 18 M+S.

 

OTRAS NOTICIAS

 

Transgredir por puro placer. Carmeleta Rosetta Vermouth

Transgredir por puro placer. Carmeleta Rosetta Vermouth

Hay bebidas que se ponen de moda y hay otras que han estado ahí desde siempre pero que resurgen con fuerza por mérito propio. Es el caso de los vermuts, que tienen su origen en los vinos aromatizados con plantas medicinales y especias en el antiguo Egipto; en los que más tarde Hipócrates de Cos maceró, indiciariamente, artemisa y miel en tiempos de la Grecia clásica; y que, ya en la Edad Media, Arnau de Vilanova y su continuador, Ramón Llull, enfortecieron con su ‘aqua vitae’.

Los creadores del licor de naranja Carmeleta sacan una línea de tres vermuts, uno blanco, Lobo Albino; uno rojo, Lobo Pardo, y una propuesta más arriesgada, el vermut rosado Carmeleta Rosetta… (Seguir leyendo…)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>