Murviedro mira al futuro con la rehabilitación de la Cueva Museo

Murviedro mira al futuro con la rehabilitación de la Cueva Museo

Bodegas Murviedro celebra su 90 aniversario y encara el futuro con la inauguración de la Cueva Museo en el medieval barrio de La Villa, en Requena, y anuncia la presentación de Finca Casa Lo Alto para el próximo verano

Valencia, 03 de octubre de 2017.- Bodegas Murviedro ha inaugurado esta mañana su Cueva Museo en el barrio de La Villa, en Requena, un singular espacio de divulgación que acercará la cultura del vino a todo tipo de público, acompañándole a descubrir su historia y haciéndole partícipe de los secretos que encierra el mundo enológico en la comarca de La Plana de Requena y Utiel.

Y no es casual que se haya hecho coincidir este acontecimiento con la celebración del 90 Aniversario de la bodega, ya que como ha destacado Marc Grin, director general de Bodegas Murviedro, “es en Requena donde se trasladó la bodega hace ya más de 20 años, donde queremos estar y llevar a cabo nuestro proyecto de futuro. Y es en el barrio de La Villa, en la rehabilitada Cueva Museo, desde donde Murviedro quiere contribuir a acercar al visitante la cultura del vino, para que pueda disfrutar adentrándose en las cuevas de un trocito de nuestra historia, que es la de nuestra comarca”.

Murviedro mira al futuro con la rehabilitación de la Cueva Museo

Mario Sánchez, alcalde de Requena, María Teresa Cháfer, Directora General de Desarrollo Rural y Política Agraria, y Marc Grin, director general de Bodegas Murviedro

El evento ha recreado un recorrido por la historia de la bodega, que surge en 1927 cuando la familia Schenk decidió dar un paso más en su expansión instalándose en España en busca de vino de calidad para el norte de Europa. Se recordó la etapa de los años 80 en la que se produjo el salto del vino a granel al embotellado, pasando por su traslado a Requena en 1997, lo que modificó la estrategia de la compañía y le condujo a un mayor crecimiento y consolidación de su marca.

Marc Grin ha querido enfatizar que en esta nueva etapa el viñedo va a adquirir un protagonismo especial, ya que a la inauguración de la rehabilitada Cueva Museo hay que sumar la adquisición de la Finca Casa Lo Alto, donde la bodega quiere llevar a cabo un proyecto de enoturismo que verá la luz en el verano de 2018, en una clara apuesta por la agricultura ecológica y las técnicas biodinámicas. La Finca Casa Lo Alto es un paraíso de 150 hectáreas que se suman a los viejos viñedos de la partida El Ardal.

Murviedro apuesta fuerte por Utiel-Requena y compra Casa Lo Alto

Finca Casa Lo Alto, de Bodegas Murviedro

En definitiva, “una apuesta por el terruño y la tipicidad que cierran el círculo y dan sentido al sueño de Arnold Schenk de crear un grupo empresarial que cubriese todas las fases del proceso vitivinícola, desde el viñedo al consumidor final”.

El acto oficial, que se ha celebrado en la Iglesia de San Nicolás, ha contado con la presencia del Alcalde de Requena y de la Directora General de Desarrollo Rural y Política Agraria, el Sr. Michel Grin, anterior director general de la bodega, y numerosos representantes del sector.

La bodega ha obsequiado a sus invitados con el vino homenaje de edición limitada, que lleva por nombre la fecha de la fundación de Bodegas Murviedro (1927). Se trata de un monovarietal de Bobal que seleccionaron los enólogos del grupo Schenk como vino homenaje, al decantarse de forma unánime por embotellar 100% Bobal, destacando por encima de todo “su tipicidad única”.

Murviedro mira al futuro con la rehabilitación de la Cueva Museo 1927

El vino elegido procede de una selección de uvas de la parcela El Ardal, recientemente adquirida por la bodega, que estaba a punto de arrancarse y que Bodegas Murviedro adquirió con la finalidad de conservar un patrimonio único de la zona, las viñas viejas de Bobal. Este vino surge de la primera añada de esta parcela, la añada de 2016, cuyas viñas dieron 1,5k por cepa. Unas cepas que por su edad, más de 70 años, ofrecen una regularidad tanto en sus frutos como en la cantidad.

1927, la fecha para un gran vino de Bobal

Cabe recordar que la añada de 2016 fue una añada seca, con poca pluviometría, lo que hizo que se conformara un racimo pequeño y compacto, con gran concentración de sabores. Tanto la viticultura como la elaboración practicada con este vino ha sido de mínima intervención, intentando que reflejara todo el potencial y características del terroir. La uva fue recolectada el 4 de octubre de 2016, fermentada a 25ºC con la propia levadura que recubre la superficie de su grano y se le realizaron suaves remontados. Tras 15 días de maceración se realizó el prensado. La fermentación maloláctica se realizó en depósitos de acero inoxidable, para una vez acabada trasegarse con sus lías finas a un fudre de 5.000 litros donde se realizó su envejecimiento durante seis meses. En breve, se embotellarán alrededor de 600 botellas de “1927”.

 

OTRAS NOTICIAS

 

Un trapiche para un ron de caña. Ron Cañamel, Destilerías Ferri

Un trapiche para un ron de caña único. Ron Cañamel, Destilerías Ferri

La caña de azúcar o ‘canyamel’, como se conoce en Valencia, se cultivaba desde antiguo en la Península Ibérica, traída por los árabes. En Gandía aún existe el ‘Carrer del Trapig’, donde estaba ubicado el ingenio que extraía el azúcar de las plantaciones que el Ducado tenía en la comarca de la Safor. Destilerías Ferri fue fundada en 1920 en la población de Bellreguard y es una de las pocas empresas elaboradoras de licores que quedan en la Comunitat Valenciana… (Y hasta aquí puedo leer…)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>