La personalidad inimitable de lo autóctono. Garnacha blanca de Bodegas San Martín

La personalidad inimitable de lo autóctono. Garnacha blanca de Bodegas San Martín, StylusVinum, www.globalstylus.com

Los socios de Bodegas San Martín, en el término de San Martín de Unx, en Navarra, siguen cultivando sus tradicionales viñedos de Garnacha sin sucumbir a la tentación de las varietales internacionales, a las que algunos se referían como ‘mejorantes’.

En cuanto cesó la demanda de vinos con mucho grado una vez controlada la plaga de la filoxera, la Garnacha blanca fue sustituida por las Tempranillo y Viura, junto con la mayoritaria Garnacha tinta, tan bien aclimatada al secano de esa zona de montaña baja, próxima al Valle del Ebro.

La personalidad inimitable de lo autóctono. Garnacha blanca de Bodegas San Martín, StylusVinum, www.globalstylus.comLlegó un momento en que esta casta blanca casi se dio por desaparecida en la comarca, por lo que ha habido que rescatar unas pocas cepas centenarias que quedaron mezcladas entre las de uva tinta, para efectuar una selección clonal y reproducirlas. En la actualidad en toda la Comunidad Foral se han recuperado 13 hectáreas, de las que 8 pertenecen a socios de esta cooperativa fundada en 1914, hace ahora 100 años.

Al mismo tiempo se ha llevado a cabo un estudio sobre el comportamiento de robles de bosques del Macizo de Betelu, Quercus petraea (roble albar), y de otras maderas en vinos blancos, rosados y tintos de Garnacha. En sus conclusiones se destaca que, aunque se trata de la misma especie que el francés el roble navarro se muestra más suave, aporta menos fenoles y transmite al vino su carácter afrutado.

Gonzalo Celayeta es el director técnico de la bodega y una de las personas que han intervenido de manera activa en estos dos proyectos. Hacer este vino ha sido todo un reto. Pocos se atreven a vinificar esta varietal oxidativa en La personalidad inimitable de lo autóctono. Garnacha blanca de Bodegas San Martín, StylusVinum, www.globalstylus.comsolitario, sutil de aromas, grado elevado y potente paladar. Pero por el contrario, la buena aclimatación a este terreno, seco y cálido, le permite conservar su magnífica acidez cuando la fruta está bien madura, y las lías finas actúan de antioxidante durante su larga crianza.

El Alma de Unx Garnacha blanca de 2011 se encuentra todavía en un buen momento de consumo. Es de color dorado, su aroma tiene buena intensidad, necesita un tiempo para oxigenarse en la copa donde entre los aromas a maderas poco tostadas, balsámicos y matices minerales van apareciendo sutiles y elegantes recuerdos a fruta blanca (peras) y membrillos frescos. En el paladar tiene buena entrada por su equilibrio y frescura, se muestra potente, cítrico, sabroso, en una original combinación de especiados, fruta y sensación mineral.

Quizá no sea necesario que el vino permanezca tanto tiempo en contacto con la madera, con un total de 12 meses de permanencia en barricas de 300 litros, y dejar que los sutiles aromas florales y frutales cobren mayor relevancia pero, por el momento, los responsables de este vino han preferido resaltar el carácter diferenciador del roble autóctono.

 

Alma de Unx Garnacha blanca 2011: 12 €

 

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>