La Forcallat de José María Espí, Bodega La Encina

La Forcallat de José María Espí, Bodega La Encina

En esta ocasión nos vamos a Alicante, en concreto a la población de La Encina, junto a la localidad de Villena. La Bodega se nutre de las cincuenta hectáreas de viñedo propio ubicado en las inmediaciones de las instalaciones, a caballo entre las provincias de Alicante y Albacete. Su propietario, José María Espí, cultiva dichas viñas bajo certificación ecológica desde el año 2000, y con técnicas de agricultura biodinámica desde el 2012.

Se trata de una bodega tradicional, donde la fermentación se produce en cubetas de entre cien y trescientos litros, son pequeñas micro vinificaciones para poder evitar subidas de temperatura durante la fermentación, cada variedad lo hace por separado y se procede al removido de la pasta mediante bazuqueo. No se adicionan sulfitos ni levaduras cultivadas, consiguiendo de esta forma un vino franco, carente de perfumes ni de maquillajes que desdibujen su esencia, como el vino que elaboraba antaño, junto con su padre, en la bodeguita de La Costera Borja, en Ontinyent, allá por los años cincuenta. Se trata de unos vinos naturales, singulares y distintos.

La Forcallat de José María Espí, Bodega La Encina

José María Espí es el propietario de Bodega La Encina

Las variedades plantadas son: Forcallat, con viñas plantadas en 1927, se trata de una variedad autóctona, hoy en día en vías de desaparición. Salvo José María Espí y el enólogo Rafa Cambra, pocos, o nadie más, se han atrevido a trabajar con esta variedad, un tanto rústica y especial. También hay Garnacha Tinta y Merlot todas con edades comprendidas entre los once y los quince años. Y, cómo no, la uva por excelencia del terreno, La Monastrell, perfectamente aclimatada a los rigores del calor y ausencia de lluvias. Con todas ellas se elaboran vinos monovarietales generalmente jóvenes sin crianza, aunque su complejidad, acidez y grado alcohólico los dota de una larga vida. También elaboran coupages, algunos de ellos son vinos madurados en las noventa barricas de roble francés y americano que dispone en la actualidad la bodega.

Las tierras, son una mezcla de arcilla y arena, con una cubierta muy pedregosa, son profundas y drenantes. Los viñedos están rodeados de pinares y plantas aromáticas. Son en su mayoría en secano y no sobre pasan los dos o tres kilos de producción por cepa. Son uvas cargadas de la identidad del medio, de modo que resultan unos vinos muy sanos y aromáticos, con respeto hacia la biodiversidad.

La Forcallat de José María Espí, Bodega La EncinaHoy me voy a centrar en uno de ellos, es el Forcallat tinto, pues elaboran también con esta variedad un Blanc de Noirs, curioso e interesante, en el futuro hablaremos más largo y tendido de él, pues se lo merece.

La Forcallat es una variedad autóctona recuperada al borde de su desaparición, la edad del viñedo es de unos 90 años. Es una planta vigorosa y difícil de trabajar pues es tendente a las enfermedades, de ahí su abandono hacia variedades más productivas y fáciles de tratar.

José María Espí, con tesón y cariño a partes iguales, ha conseguido que su viñedo se exprese libremente, consiguiendo algo curioso, y es dotarlo de finura y de expresividad.

La Bodega trabaja según los criterios de la agricultura Biodinámica y embotella el vino según el calendario lunar, sin aclarado, filtrado ni estabilización fría. Sin ningún tipo de crianza posterior.

La Forcallat de José María Espí, Bodega La EncinaEl Forcallat 2015 by Bodega La Encina es de un intenso y muy vivo color rojo picota con reflejos azulados y morados, colorea algo la copa y las lagrimas caen finas y despacio, sin prisas.

Es de un aroma serio y concentrado, con intensidad y claridad, confieso que lo he jarreado, lo aconsejo, le sienta bien el aire se despierta y se anima. La copa se inunda de un aroma de frutas negras y rojas en ese punto bueno de madurez en el que los pájaros las prefieren y se las comen.

En la boca continua con el poderío frutal y el de la frescura, es jugoso y algo denso, con un buen juego de contenidos, parece alegre y a la par serio. Lo saboreas, sacas las moras y el arándano junto a un toque algo más seco de endrina. Tiene una acidez viva, sobresaliente pero perfectamente integrada se va disolviendo en el rico y maduro tanino. Es un vino que se bebe, se disfruta con gusto, no cansa. Marida con todo tipo de arroces de carne, gazpachos y quesos semi curados.

Como la mayoría de los vinos naturales, tiene una magnifica evolución una vez abierta la botella, el vino cambia y gana en infinidad de registros nuevos, a veces sorprendentes, tendentes a creer que ha estado criado en barrica. Y al día siguiente nuestra cabeza está fresca y viva, saludable, deseando llegar al lugar de donde proviene el vino para conocer a su hacedor, una persona generosa y encantadora que sabe llegarnos muy adentro.

Bodegas La Encina
Dirección: C/ Pedro Mas, 23 – 03408 Villena (Alicante)
Teléfono: +34 610 410 945
E-mail: info@bodegalaencina.com
Web: www.bodegalaencina.com
Sin DO, Vino Ecológico Varietal, Agricultura Ecológica UE

Forcallat 2015 by Bodega La Encina
Tipo: Vino tinto natural, sin aditivos ni crianza en madera. 12,5% Vol.
Cepas: Forcallat
PVP orientativo: 6,50 €

 

OTRAS NOTICIAS

 

El legado del tiempo, Don PX Gran Reserva 1987, Bodegas Toro Albalá

El legado del tiempo, Don PX Gran Reserva 1987, Bodegas Toro Albalá

El enólogo Antonio Sánchez emprendió en los años 60 una revolución enológica en la bodega familiar de Aguilar de la Frontera, en Córdoba, que acabó influyendo en toda Montilla-Moriles. Su acierto estuvo en saber interpretar el legado del tiempo contenido en las botas de roble americano de los viejos vinos dulces de PX y su genio alquimista, su cultura y personalidad han convertido a Bodegas Toro Albalá en una de las más carismáticas de España… (Y aquí me quedo…)

 

OTRAS NOTICIAS

 

Helena Almeida inunda el IVAM con sus poéticas secuencias de imágenes

Helena Almeida inunda el IVAM con sus poéticas secuencias de imágenes

Una obra de arte es siempre personal e intransferible. Y hay casos, como el de Helena Almeida, en los que esa premisa cobra más fuerza. ¿Qué hay más personal e intransferible que el propio cuerpo?… (Y aquí me quedo…)

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>