Jason deCaires Taylor, el escultor del fondo marino

Ocean Plastic Sculpture unveiled in London

Jason deCaires Taylor se une a Greenpeace en su lucha por salvar los mares y los océanos. Con la escultura Plasiticide, el artista y la ONG suman esfuerzos en una campaña mundial de concienciación social que pretende llamar la atención sobre una cruda realidad: la contaminación plástica a escala industrial está llegando a un punto crítico.

El último trabajo público del escultor británico se ha instalado en el exterior del  Teatro Nacional de Londres y muestra un picnic familiar tradicional en la playa que se ve interrumpido por el vómito de un ave marina. Se trata de una visión distópica del futuro; de un futuro donde, si se cumpliesen las predicciones más pesimistas, en 2050 el plástico superará a los peces en los océanos.

Ocean Plastic Sculpture unveiled in LondonLa escultura es un grito de alarma para que las empresas de bienes de consumo, los productores de envases de plástico, las autoridades, los consumidores y los gobernantes trabajen juntos, con urgencia, para dar la vuelta a esta catastrófica situación.

Ocean Plastic Sculpture unveiled in LondonGreenpeace está  orgulloso de trabajar con Jason deCaires Taylor para arrojar luz sobre la enorme marea de contaminación plástica que termina en nuestros océanos. Su escultura Plasticide refleja la realidad: el plástico causa un daño incalculable a la vida marina”, señala Louise Edge, veterano de  Greenpeace.

Jason deCaires Taylor es el artífice del Museo Atlántico de Lanzarote, inaugurado en enero de este año. Las 300 esculturas del primer museo submarino de Europa descansan a 14 metros bajo la superficie sobre un arenal de la bahía de las Coloradas, en el municipio de Yaiza, al sur de la isla canaria. Las obras, hechas en hormigón de pH neutro,  crean un arrecife artificial que, con el tiempo, pretende incrementar la biomasa marina ya que la utilización de materiales respetuosos con el medio ambiente permite que las esculturas se mimeticen con su entorno. Así ha sido en las intervenciones anteriores del artista británico. Antes del Museo Atlántico de Lanzarote, Jason deCaires Taylor puso en marcha otros dos proyectos similares, uno en las Antillas y otro en México.

La obra del británico juega siempre con la doble vertiente artística y conservacionista pues, como él mismo explica, sus esculturas “son un vehículo para acercar a la gente al mar, que conozcan las especies animales o vegetales que lo habitan y que tomen conciencia de los peligros a los que se enfrentan actualmente el océano”. Además de la lucha por la protección del fondo marino, la obra de Taylor aporta también un compromiso con su tiempo al plantear debates sobre temas de actualidad como la tragedia de las migraciones marítimas (como refleja el grupo escultórico ‘La balsa de Lampedusa’) o el uso de las nuevas tecnologías y la invasión de la intimidad (patente en varias esculturas de fotógrafos).

 

 

 

 

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>