El viñedo de los peregrinos. Clotàs Monastrell. Bodega Flors

La Monastrell de los peregrinos. Clotàs Monastrell. Bodega Flors, www.globalstylus.com, www.stylusvinum.com,

Vicente Flors conserva cepas viejas de Monastrell que cultivaban sus abuelos junto a cepas de varietales blancas en el término de Les Useres, en Castellón / Luis Moreno Buj – @luismorenobuj  / StylusVinum /

La tradición viticultora de los antepasados de Vicent Flors se remontan a principios del siglo XIX cinco generaciones atrás. Pero fue su abuelo quien empezó a elaborar en la antigua bodega que todavía existe junto a algunas de sus parcelas en el término castellonense de Les Useres, municipio señalado por la peregrinación que cada último viernes de abril se encamina hacia el santuario de Sant Joan de Penyagolosa en absoluto silencio, sólo roto de tanto en tanto por los cánticos que entonan los trece penitentes.

Como tantos agricultores la familia procuró dar estudios a sus hijos, lo que motivó que éstos acabaran dedicándose a otra profesión, dejando a los medieros el trabajo de la tierra en un lugar donde sólo es posible el cereal, algarrobos y vid.

En un curso de cata le hablaron sobre cómo eran los vinos de antes y al probarlos le hicieron revivir  sensaciones de su infancia, al recordar el vino que elaboraban sus mayores y vendían ‘al detall’ en la población de Almassora. En ese momento tuvo claro que iba a hacer vino con sus 4,5 hectáreas de viñedo.

La Monastrell de los peregrinos. Clotàs Monastrell. Bodega Flors, www.globalstylus.com, www.stylusvinum.com,Uno de los tintos que elabora lo hace con cepas octogenarias de Monastrell de dos pequeños bancales que tiene junto a la rambla de La Viuda, en un terreno muy pobre en materia orgánica, de gravas y arenas, de donde apenas salen 3.000 botellas al año. Entre las cepas de Monastrell hay algunas de uva blanca que no sabe qué varietal son y que de siempre han mezclado con las negras, ya que los antocianos de los hollejos de unas ayudan, de forma paradójica, la estabilización del color de los tintos y a su conservación.

La Monastrell de los peregrinos. Clotàs Monastrell. Bodega Flors, www.globalstylus.com, www.stylusvinum.com,La Monastrell es una varietal difícil, poco prestigiada hasta fechas recientes, pero él ha creído en ella porque es una de las tradicionales de la zona, incluso está intentando arrendar parcelas de cepas viejas por la comarca, que mucha gente tiene para elaborar sus propios vinos para autoconsumo; de igual manera que aún queda algo de Barbera, Morenilla y Bonicaire.

Este Clotàs Monastrell de 2011 es de color rojo picota, de capa media-alta. Aroma de buena intensidad a frutas negras maduras y compotadas. Cuando se abre se perciben matrices de sotobosque, cueros y ahumados. Buena entrada en boca, de cuerpo medio, con volumen, apreciables taninos bien maduros, sensación terrosa, con buena acidez, largo y persistente.

Un vino que es fiel reflejo de su terruño, hecho sin aditivos enológicos, sólo un mínimo de sulfuroso, y sin filtrado, por lo que es natural que aparezcan sedimentos que eliminaremos con un cuidadoso manejo de la botella y utilizaremos, en esta ocasión sí, esas botellas de servicio tan bonitas, los decantadores, que sirven precisamente para que no lleguen los posos a nuestras copas.

Clotàs Monastrell 2011: 16 €

 

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>