El terruño mineral del Valle de Salinas. Finca Collado

El terruño mineral del Valle de Salinas. Finca Collado, www.globalstylus.com, www.stylusvinum.com

Las evidencias del cultivo de la vid en el término de Salinas, en la comarca alicantina de Les Valls del Vinalopó, vienen de antiguo, como lo atestiguan las pepitas de Vitis vinífera encontradas en el yacimiento ibérico de El Puntal, que data del siglo IV de antes de nuestra era, en la Sierra de Cabreras. Una tierra en la que la romanización introdujo la explotación agrícola a gran escala, se roturaron los campos y se parcelaron a lo largo de los caminos.

La estructura de las casas solariegas de aquella época ha permanecido hasta nuestros días, con una parte principal habitada por los propietarios anexa a las dependencias de los trabajadores y sus familias, junto con las instalaciones agrícolas, cuadras, almazaras, lagares y bodegas.

El terruño mineral del Valle de Salinas. Finca Collado, www.globalstylus.com, www.stylusvinum.comEn este paraje próximo a unas antiguas salinas, se encuentra la Finca Collado, 100 hectáreas adquiridas por Francisco Castelló hace más de 30 años, para recuperar su tradición vitícola. Ahora hay 10 hectáreas de vid, en las que se ha plantado cada varietal en función de la diversa mineralidad del subsuelo. “El terreno calcáreo da finura a las Chardonnay y Monastrell, mientras que el hierro da color a los vinos de Merlot, y a la Cabernet Sauvignon se la obliga a profundizar sus raíces en fondo arenoso en busca de agua y nutrientes”, asegura Castelló.

El terruño mineral del Valle de Salinas. Finca Collado, www.globalstylus.com, www.stylusvinum.comEsta circunstancia da carácter a los vinos que elabora Joan Guía, enólogo de la bodega. El blanco es uno de sus vinos más particulares, lo hacen a partes iguales de Chardonnay y Moscatel de grano menudo. Fermentan por separado en depósitos de acero, para después pasar a barricas bordelesas nuevas de roble francés, donde el vino permanece tres meses con trabajo de sus lías. De aroma intenso, amoscatelado, con recuerdos cítricos, florales y a fruta de hueso. En el paladar es seco, fresco, untuoso, donde los sabores salinos y suaves amargos realzan la personalidad mineral que refleja el vino.

Entre los tintos encontramos el FINCA COLLADO MERLOT, un tinto que fermenta con sus hollejos durante tres semanas en barricas abiertas de 225 litros y en fudre de roble francés de 5.000 litros, donde permanece 14 meses. El de 2011 es de color rojo cereza, con ribete que todavía presenta tonos azulados. Aroma de buena intensidad, a fruta roja madura, guindas en licor, especiados y suaves tostados. En boca se muestra con cuerpo, equilibrado, sabroso, con taninos dulces, sin astringencia. Unos meses más de botella le sentarán muy bien a este vino que presume todavía del ímpetu de la juventud.

Finca Collado Chardonnay-Moscatel 2013: 7 €
Finca Collado Merlot 2011: 11 €

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>