El sonido de la magia envolvió el FIB

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com,

El Festival Internacional de Benicàssim es bastantes más cosas que una gran reunión de música y un negocio que no siempre da los resultados esperados. En sus recintos se palpa la emoción de pequeñas historias convertidas en grandes por sus protagonistas / Texto: Félix Tena @Fetencor / Félix, Naturalment / Fotos: Pau Bellido / En la imagen superior FFS /

Sara y Jose se conocieron hace 14 años en el FIB, cuando ya llevaban tiempo asistiendo al certamen por separado. A partir de entonces han seguido compartiendo la experiencia juntos cada verano para celebrar su aniversario. Se casaron y ahora tienen una hija que posiblemente algún día también asista al Festival Internacional de Benicàssim, el certamen que nació junto al mar.

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com, Este año, cuando empiezan a superarse los problemas propiciados por la crisis económica, el FIB remonta poco a poco el vuelo volviendo a su esencia musical. Cerradas ya las puertas de la 21 edición el balance deja un momento mágico que se ha ganado el honor de situarse entre las vitrinas de los grandes conciertos de los muchos que por allí han sonado.

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com,

Florence Welch

Todo empezó el jueves 16 de julio en el escenario Las Palmas, rebautizado en honor al parque natural del Desert que preside la plana. Una figura casi fantasmal empezó a deslizarse envuelta en las turgencias de un vaporoso conjunto blanco, que contribuía a resaltar una melena roja. Florence Welch, discretamente rodeada por su Machine, empezó a oficiar una ceremonia llena de misticismo y generosidad. Sin maquillaje que distrajera la atención de la experiencia que iba a desatar y avanzando con los pies desnudos mostró una perfecta comunión con los músicos y la ofreció al público. Después de una introducción tenue desplegó toda la potencia de su voz, conmovedora y directa, que la acompañaría durante toda la sesión sin que ello le impidiera danzar de un extremo a otro, con una pasión que la llevó a descender a primera línea compartiendo canción con algunos de los afortunados de las primeras filas. Su impecable dicción llegada de otro mundo fue acompañada por una perfecta orquestación donde no faltaron himnos impelidos de una apoteosis sinfónica como Spectrum (Say My Name), o No Ligth, No Ligth, entonados por la voz de una diosa.

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com,

Portishead

Previamente, el desenfreno de los ritmos étnicos de Crystal Figthers habían convertido el escenario literalmente en una selva, con un atrezo que envolvía hasta los mástiles de los micrófonos. También muy de bailar, pero más de disco que de jungla los Clean Bandit ofrecieron sus ritmos funkys retro que suenan muy a 90. Los jovencísimos Trajano! evidentemente prefieren los 80 y muy en concreto a Joy Division, en una versión española que transita en las zonas oscuras de Parálisis Permanente o Décima Víctima. Entre la nutrida presencia de bandas hispanas sonaron los alicantinos Mox Nox, el primer grupo incluido en la programación con el repertorio en valenciano. Llegados de Barcelona Ocellot, que removieron el ambiente cubiertos en sus capas de purpurina enfundados en el escenario transformer, una especie de furgoneta music truck de reducido tamaño y nombre de bebida energética, convertida en la última adquisición como tercer espacio de conciertos. Un lugar donde casi no cabían Vesseles con su electro jazz que utilizan como cantante los samplers de una voz femenina.

El primer gran auto tributo a la época dorada al brit pop llegó con Noel Gallagher’s High Flying Birds, que diseñó un repertorio destinado a culminar con uno de los hits de Oasis de los tiempos en que aún se llevaba con su hermano, la elegida fue Don’t Look Back In Anger.

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com,

Blur

Blur, más enteros, elevaron el listón de sus antiguos competidores en la versión del sábado, recordando la solidez de su eternamente juvenil propuesta después de cumplir un cuarto de siglo haciendo de chicos divertidos. El tamiz punk rock de Jaime T evocó los modos y sonido de los Clash o los Buzcoocks, que hizo las delicias de algunos de los espectadores más jóvenes, retoños de apenas 8 o 9 años que coreaban junto a sus padres like a Zombie, el pegadizo estribillo de uno de las canciones estrella de la banda, con diez años ya en acción. El registro más agresivo lo puso Prodigy con sus estribillos salidos de una mala digestión, que siguen el reflujo de su primegio Nasty, que sonó para confirmar que los tipos más amenazadores de todo el lugar estaban subidos en el escenario.

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com,

Los Planetas + Mendieta

Los Planetas tuvieron su baño de masas, convertidos en la banda peninsular que más veces ha sonado en el FIB. El retorno del porcentaje de público español y local se notaba en los momentos de los coros de la icónica banda indie. El inesperado cameo apareció cuando la banda de J entonó su himno oficial Un buen día. El interior derecho Gaizka Mendieta, uno de los protagonistas de la letra, acompañó la ejecución a la guitarra recordando su buena relación con los granadinos en un maridaje con mucho sabor a guitarra.

El sonido de la magia envolvió el FIB, www.globalstylus.com, www.stylusart.com,

FFS

Guitarras y juego de voces componen el consorcio FFS, asociación que reúne a los escoceses Franz Ferdinand y los americanos Spark, peculiar emulsión pop de los 70. A pesar de que llevan años colaborando, su primer disco conjunto, de nombre homónimo, acaba de salir. Los inquietantes tirones de elegancia consiguieron atrapar una vez más a los que asomaron a compartir momentos con Portishead, elevados desde hace años al pulpito de la modernidad con un repertorio ilustre. La fiesta subió al escenario-autobús con Joe Crepúsculo, Una Máquina de Baile capaz de sonsacar los ritmos más inesperados. Los castellonenses De Bigote, encargados de abrir fuego a primera hora, cuando no había sombra donde guarecerse, mostraron una calidad que justifica su presencia en las ardientes arenas del FIB mientras desplegaban su pop cuidado y estilizado en el escenario Las Palmas, el lugar reservado para los grandes donde se volvieron a vivir momentos memorables. La magia del FIB volverá.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>