As Sortes, Rafael Palacios en Valdeorras

EL VINO BLANCO SE CRECE, por Luis Moreno Buj.

En pocos años Rafael Palacios ha conseguido encumbrar su blanco As Sortes, un proyecto personal que lleva a cabo desde 2004 en el Valle del Bibei con uvas de Godello, en la comarca orensana de Valdeorras.

Rafael es el pequeño de nueve hermanos, dentro de una familia que se dedica al comercio, la viticultura y a la elaboración de vinos en La Rioja desde hace varias generaciones. Viajando por el mundo se apasionó por los vinos blancos y entonces cayó en la cuenta de que, de forma irremediable, su vida también estaría ligada al vino.

En Valedoras encontró el clima, el terruño y las uvas que anduvo buscando. Allí las parcelas son pequeñas, resultado de la costumbre de dividir los campos en partes iguales entre los herederos y repartirlas a sorteo, ‘a sorte’ en gallego, de donde viene el nombre de este vino. El suelo está formado por arenas gruesas de granito descompuesto, muy pobre en nutrientes, que drena muy bien, casi en exceso. De hecho, para retener la humedad durante los meses de verano cubre la tierra con una gruesa capa de paja, que la mantiene fresca, y eso que las eligió con orientación norte. También seleccionó las situadas a mayor altitud, entre los 600 y los 720 metros, tanto las que tiene en propiedad como las concertadas, y cuando hay riesgo de heladas en primavera se ponen en marcha los quemadores de propano que ha instalado para proteger las vides.

La uva Godello es la protagonista de esta bodega, una varietal que se ha utilizado de forma tradicional como base en muchos vinos gallegos por su buen sabor y por la riqueza en ácido tartárico que contiene, cuando es bien cultivada en clima continental, secreto de la eterna juventud del vino.

Abrir una botella de As Sortes en el primer año de salir al mercado es un disparate porque estos vinos tienen una magnífica evolución en botella y es al cabo de un tiempo de reposo, de su segundo año en adelante, cuando los matices se integran poco a poco, la acidez se va puliendo, se redondea, gana en complejidad y el vino se crece.

El As Sortes de 2009 es de color dorado pálido, con reflejos verdosos. Su aroma es de buena intensidad, con recuerdos a manzanas verdes y piña, flor blanca, mineral, a suaves maderas, mantequilla y delicados tostados. En boca es de cuerpo medio, untuoso, goloso, fresco, con un largo y penetrante final. Un vino para incorporar a la cada vez más nutrida estantería de los grandes vinos blancos españoles.

As Sortes 2009: 29 Euros

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone