Suelos de pizarra con aire Atlántico. Adega Algueira, Mencía Pizarra y Algueira Merenzao

Merenzao-Algueira

La Ribeira Sacra posee uno de los paisajes más arrebatadores del vino español. Entre bosques de robles y castaños han proliferado en los últimos años varias decenas de bodegas que han encontrado un pequeño filón en los vinos hechos con la varietal tinta que reina en estas tierras, la Mencía.

Aunque muchos de ellos son interesantes sólo unos pocos son realmente excepcionales. En Adega Algueira hacen unos de los mejores vinos gallegos de Mencía pero también trabajan con varietales minoritarias y poco conocidas, como las Merenzao, Brancellao, Caíño y Sousón, con las que pretenden hacer vinos con marcada personalidad.

Para ello cuentan con la mineralizad que aportan los suelos de esquisto y de pizarra, en un clima de influencia atlántica suavizado por las cadenas montañosas que conforman los valles. Vinifican pequeñas cantidades con las que aspiran a selectos mercados como los de Estados Unidos o Japón.

El Algueira Pizarra de 2007 está hecho con Mencía. Es de color rojo picota, abierto de capa, con aromas intensos de frutos rojos, como los arándonos y las grosellas, es complejo y en la copa conforma un interesante ensamblaje de notas florales, balsámicas y especiadas, con un importante carácter mineral. En el paladar es de cuerpo medio, con sabrosos taninos, fresco y bien estructurado, con buena persistencia de la fruta.

El Algueira Crianza Merenzao 2007 de viñas viejas ha tenido una crianza de 10 meses en barricas de roble francés de cuarto uso, para que la madera no reste protagonismo a las características de la uva, que fue macerada con el propio raspón. Es de color intenso rojo cereza, de media capa. Su aroma es complejo, en el que la fruta roja madura, los especiados, balsámicos y los minerales se funden en un vino diferente. Su sabor es fresco, de cuerpo medio, amargoso, largo y penetrante.

Al recorrer las pequeñas aldeas que salpican estos valles es fácil para el viajero encontrar que alguna de ellas ha organizado una feria o conmemora una celebración, motivo para que los oriundos acudan a visitar a sus familiares y antiguos vecinos. Un trailer aparcado a la salida del pueblo bloquea el paso de la estrecha carretera y abre su costado para ofrecer un sencillo escenario. Los músicos animan el ambiente, mientras en los “caldeiros” cuecen a fuego lento las piezas de falda o de morcillo, la parte más sabrosa y gelatinosa de la vaca. Más tarde tomamos nuestra porción sobre un plato de madera, con sus cachelos, un poco de flor de sal, buen aceite de oliva y una mezcla de pimentones, ahumado y picante.

Fuera del entoldado azul una fina cortina de lluvia difumina el paisaje, en el que destellan el verde de los pámpanos y el amarillo de la retama en flor sobre las aguas del Sil, que descienden silenciosas desde los viñedos, atraídas por la mar.

Algueira Pizarra 2007: 22 Euros

Algueira Crianza Merenzao 2007: 22 Euros

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone