Recobrando la memoria del paisaje. El Mollet, Vino y Cultura

Recobrando la memoria del paisaje. El Mollet, Vino y Cultura, http://globalstylus.com/

Él era uno de los niños que jugaban entre los rincones de las bodegas en tiempo de vendimia, cuando los padres trabajaban en ellas. Aunque no les dejaban entrar mientras duraban las fermentaciones ellos se colaban, llevando un jilguero en una jaula para prevenir la presencia de dióxido de carbono (CO2), que en sí no es tóxico, pero desplaza al aire al acumularse en algunas zonas bajas y puede producir la muerte por asfixia.

Recobrando la memoria del paisaje. El Mollet, Vino y Cultura, http://globalstylus.com/

Juan Carlos Pavía con Antonio Albiñana, dos de los socios de ‘El Mollet, Vino y Cultura’

Juan Carlos Pavía recuerda muy bien esa época de su infancia y cómo era el paisaje de los viñedos de Castellón, cuando se recogían cada día miles de kilos de uva de cepas de híbridos productores directos, como las Edo y Señorito, cultivadas masivamente en su zona y que a partir de 1971 fueron condenadas al arranque. La reconversión no se produjo y la vid fue sustituida por el almendro o el olivo.

Pavía, farmacéutico y enólogo, se planteó la recuperación de la tradición de la vitícola y en 1999 comenzó a elaborar pequeñas partidas de vinos con la sociedad ‘El Mollet, Vino y Cultura’, a partir de viñedos arrendados, en la actualidad 7 hectáreas ubicadas en el término de Les Useres.

Recobrando la memoria del paisaje. El Mollet, Vino y Cultura, http://globalstylus.com/El nombre de la empresa viene por la proximidad del paraje natural de El Mollet, en la comarca de la Plana Alta, un conjunto de alineaciones montañosas paralelas al litoral, separadas por amplios valles, donde su escasa altitud recibe la influencia directa de las brisas del cercano mar Mediterráneo.

Recobrando la memoria del paisaje. El Mollet, Vino y Cultura, http://globalstylus.com/Hasta la fecha han elaborado en espacios alquilados dentro de otras bodegas del entorno, pero tienen el proyecto de rehabilitar las antiguas instalaciones de una destilería en la población de Benlloch. Con la Macameu (Macabeo) elaboran un blanco joven, aromático, varietal, recuerda a las manzanas verdes, con toques cítricos y a flor blanca; es seco y fresco en el paladar.

Respecto a las varietales tintas tienen puestas sus esperanzas en el joven viñedo de la autóctona Monastrell, que necesita tiempo para profundizar sus raíces y rendir con la calidad que se espera de ella. Por eso la destinan a su tinto joven, hecho a partes iguales con Syrah, un vino agradable y fácil de beber, de copeo. Con la Syrah se muestran muy satisfechos por su adaptación y comportamiento, consiguiendo vinos muy equilibrados.

Con esta uva hacen el monovarietal Roques Negres, que permanece seis meses en barricas de robles francés y americano. Un tinto de color granate, de media capa, con buena carga frutal, floral, a especias y suave toque ahumado. Paladar avainillado, por su paso por barrica, cuerpo medio, equilibrado, ligera astringencia, frutal, sabroso y especiado. Un trabajo honesto en una tierra que lo tiene todo por delante.

Roques Negres Syrah 2012: 9 €

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>